nov
14
2018

Último momento

Municipio acompaña la regularización del Centro Mapuche Bariloche PDF Imprimir E-Mail
domingo, 08 de julio de 2018
Image Referentes de esta organización, con más de 30 años de historia, se reunieron con el intendente Gennuso y la concejal Cristina Painefil para avanzar en el ordenamiento administrativo de este espacio, que funciona para brindar asistencia y actividades a integrantes del pueblo mapuche.

Esta semana, el intendente Gustavo Gennuso mantuvo un encuentro de trabajo con Felisa Curamil, Luis Pilquiman y Horacio Antillanca, referentes del Centro Mapuche Bariloche, una organización histórica que funciona en nuestra ciudad desde 1983 como asociación civil bajo la personería jurídica Nº 623.

El objetivo es coordinar esfuerzos para regularizar esta organización social del Pueblo Mapuche y actualizarla “ante el avance de los derechos reconocidos a nivel nacional, provincial y municipal, logros obtenidos a través de la organización y lucha de mujeres y hombres originarios a lo largo del amplio territorio”, explicaron desde la entidad.

Esta organización cuenta con un terreno ubicado en la calle Cabos Campos —en donde funciona la Casa del Centro Mapuche Bariloche— un vehículo y otros bienes. Ese espacio funciona hace décadas brindando espacios de encuentro y alojamiento a integrantes y comunidades del pueblo mapuche que lo requieran.

“Hace un poco mas de un mes que nos venimos reuniendo los integrantes de la Comisión directiva del Centro Mapuche Bariloche, a la vez hemos mantenidos reuniones y comunicación con distintas personas y organizaciones informando de nuestras gestiones. Con la provincia, y con el intendente, para ver cómo regularizamos ese espacio, teniendo en cuenta que estamos en un Municipio intercultural, que hay una Carta Orgánica que contempla los derechos del pueblo mapuche”, contó Felisa Curamil, y recordó que “el Centro Mapuche es una organización que tiene mucha historia y mucha memoria”.

La referente del Centro valoró el trabajo que se está realizando junto al Ejecutivo Municipal, la concejal Cristina Painefil y al Instituto Municipal de Tierra y Vivienda para el Hábitat Social (IMTVHS), para avanzar en la renovación de convenios y documentación, ya que la Casa fue construida en un terreno cedido por el Municipio en 1984.

“Que hoy estamos con el Estado municipal tratando de avanzar y acordar cómo continuamos, es un avance que hace bastante tiempo que no se daba, y que hay que reconocerlo por las dos partes, porque acá no es que uno tenga más derechos que el otro sino que es una cuestión de respeto institucional y organizativo”, señaló Curamil.

Durante el encuentro, el intendente Gustavo Gennuso analizó, junto a Painefil y los representantes del Centro Mapuche Bariloche cuáles son los pasos a seguir para ordenar administrativamente este espacio y poder devolverle su función original: brindar un espacio para actividades relacionadas con la cultura y el idioma mapuche, dar alojamiento temporal a integrantes del pueblo mapuche que puedan necesitarlo y estar abierto a todas las organizaciones e instituciones vinculadas a la lucha por los derechos de este pueblo, teniendo en cuenta que Bariloche ha sido declarado Municipio Intercultural.

“La Casa del Centro Mapuche es un espacio que construimos y por el que fueron pasando distintos lamien, siempre fue un espacio que para nosotros nunca era cerrado”, remarcó Felisa, y resumió: “Hoy llegó la hora de regularizarlo y que vuelva a ser un espacio abierto, donde puedan estar las organizaciones sociales, los lamien y donde podamos estar todos, como decía la abuela Rosa Prafil, que podamos administrarlo y que sirva para todos”.

La historia del Centro Mapuche Bariloche

“A partir de la llegada de la democracia comenzamos a organizarnos mucha gente mayor que hoy no está, otros que sí, no fue fácil saliendo de un proceso militar,”, recordó Felisa Curamil, quien era muy joven en ese momento, y participaba de esa iniciativa junto a Luis Pilquiman, Horacio Antillanca, Alfredo Pinchuleo, Nelida Espinoza, Marcelino Cabrera, Marcos Loncoman, Domingo Collueque, Magdalena Manriquez y Clorinda, entre muchos otros.

Contó que “la abuela Rosa Prafil, autoridad Mapuche Pillancushe, decía que había que juntarse para empezar a pelear por el tema de los territorios, organizarnos y empezar a plantear algunas cuestiones que ya se venían defendiendo. Lo concreto era el tema de los territorios, y empezar a reconocerse como mapuche, desde la cuestión de la identidad propia”.

Al comienzo los encuentros eran en diferentes lugares, sedes de otras organizaciones y casas de familia. Hasta que en 1984 surgió desde el Municipio, de la mano del entonces concejal José Luis Chirulo, para ceder el uso de un terreno en el que se pudiera construir un espacio propio”.

El terreno se encontraba en la calle Cabo Campos Nº 73, y la ubicación era ideal: estaba a pasos de la estación de tren —brindando una conexión con la Línea Sur y sus pobladores, que en su mayoría eran de origen Mapuche— y de Radio Nacional Bariloche, en donde quienes viajaban desde la Línea a la ciudad podían poner sus avisos en los Mensajes al Poblador.

“Se presentó un proyecto denominado “La Casa del Mapuche”, se firmó un convenio, y empezamos a conformar el Centro Mapuche Bariloche, que fue una de las primeras instituciones y organizaciones que existieron acá en Bariloche y en la provincia con este planteo de Pueblo Mapuche, con una identidad, con un objetivo, con una proyección y una reconstrucción social y politica”, rememoró Curamil.

Lo siguiente fue avanzar en lo burocrático: tramitar una personería jurídica, formar una comisión, tener socios y adherentes, que era lo que requería en ese momento la normativa. “Siempre tuvimos mucha gente que nos acompañó —repasó—. Construimos la casa con un proyecto del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, después hicimos otro proyecto que nos financia Manos Unidas, y el resto todo a pulmón, hacíamos venta de empanadas, curantos, y juntábamos fondos para terminar la casa. La dejamos ya funcionando, en 1993, con todo el equipamiento y los servicios".

A lo largo de los años, el Centro Mapuche fue protagonista, junto a las otras organizaciones que iban surgiendo, de algunos de los hitos más importantes en la lucha por el reconocimiento de los derechos colectivos del Pueblo Mapuche.

Felisa enumera: “Fuimos parte del proceso organizativo del Consejo Asesor Indígena, luego del Consejo de Desarrollo de las Comunidades Indígenas (CODECI), fuimos y somos parte de la Coordinadora del Parlamento del Pueblo Mapuche en Rìo Negro, en un amplio acuerdo con otras organizaciones Mapuche de la provincia en estos dos espacios institucionalizados. Hemos participado con otras organizaciones en la reforma de la Constitución Nacional de 1994, dejando plasmado el artículo 75 inciso 17 que reconoce la preexistencia de los Pueblos Originarios, en la adhesión de Argentina al Convenio 169 de la OIT en 1998, en la elaboración de la ley provincial 2287 en 1987 y en la Carta Orgánica de Bariloche”.

Y reflexionó: “El Centro Mapuche Bariloche ha hecho mucha historia y ha servido como un espacio de formación para nuevas generaciones, muchos jóvenes han pasado por esta casa, para nosotros que hoy se pueda regularizar ese espacio es un orgullo, somos gente que ya estamos pasando un poco los 50 años, hemos hecho un proceso en la lucha del Pueblo Mapuche. Y siempre nuestro anhelo ha sido construir políticas para promover los derechos del Pueblo Mapuche”.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
 
< Anterior   Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 
 
View My Stats