mar
20
2019

Último momento

Seguir corriendo - Por Fabián Signato PDF Imprimir E-Mail
miércoles, 13 de marzo de 2019
Image Hace algunos años me habían contratado para hacer un documental sobre las ruinas jesuíticas de Santa María, en Misiones. Allí, también había un cementerio donde por las noches furtivos profanadores habían abierto las tapas de los ataúdes de los niños para robarles el último huesito del dedo. Según los lugareños, lo hacían para tallar allí la imagen de San La Muerte, patrón de la vida y con eso colgado al cuello se animaban a enfrentar cualquier cosa, desde un asalto a mano armada ( en cualquiera de los dos bandos), hasta una guerra como la de Malvinas. Era increíble ver todos los ataúdes abiertos, las tapas lejos, los cuerpos ya ausentes. Y por las noches, los ruidos que de allí venían. Pero eso será otra historia.

El asunto es que una tarde mientras esperaba una puesta de cámara me senté entre unas piedras y trate de escuchar. La selva, sus animales, el vaivén de los árboles… el pasto crecer…. (?)… (Esto último, imposible, ya lo sé).

Estaba en eso cuando al poco tiempo empecé a ser visitado por una, dos, después tres y al rato docenas de lagartijas pequeñas que cada vez tomaban más coraje y se acercaban confiadamente. Las miraba y de pronto recordé la cualidad de supervivencia que tienen estos bichos. Ellas son capaces de dejar sus colas si esta se aprisiona entre dos piedras, o si es sujeta por algún depredador, para la lagartija será simple, no harán más que soltarla.

Así continuaran su carrera, así salvaran su vida.

Y entonces imaginé cuantas veces hacemos esto en la vida.

Tener que dejar algo muy querido, una amor…un trabajo, una casa, un país.

Algo tan doloroso como para la lagartija dejar la cola.

Y todo por seguir avanzando, por seguir corriendo en la carrera interminable de la vida.

Y como a ellas, que luego la cola les vuelve a crecer, a nosotros aquel amor perdido vuelve en otra forma, aquel amigo, aquel trabajo, volvemos a recuperarlo si supimos desprendernos a tiempo y no detener nuestra carrera.

Esas cosas tan dolorosas, que creemos que perdimos para siempre, finalmente, como la cola de la lagartija, se recuperan.

Por eso tal vez, algún día, si tuviera que elegir un tatuaje, sin duda sería una lagartija

Una que no se detenga y que siempre siga corriendo.

 
Siguiente >

JoniJnm.es
 

Sindicación

 

Noticias Regionales

El Bolsón: 35 mil personas disfrutaron del inicio de la Fiesta Nacional del Lúpulo

article thumbnail Gran apertura de la 45 edición de la Fiesta Nacional del Lúpulo, donde participaron bandas locales, regionales y se destacaron Los Pericos como el show estelar que logró reunir a 35 mil personas...

Otras Noticias

Policiales

Declaran culpable al autor del homicidio de Eleuterio Trecano

article thumbnail El Tribunal integrado por las Juezas Alejandra Berenguer, Sonia Martin y Laura González Vitale declaró hoy culpable a Julio Cesar Coñequeo del delito de homicidio simple, cuya víctima fue...

Otras Noticias

Deportes

La solidaridad se vistió de Ironman

article thumbnail Conocido como el Robin Hood argentino, Sebastián Armenault trajo la solidaridad de su esfuerzo al Ironman 70.3. El ultramaratonista solidario hace donaciones por cada kilómetro recorrido.

Otras Noticias
 
View My Stats